Salva de Apertura - Escaramuza - Casual (300 pts)

Ir abajo

Salva de Apertura - Escaramuza - Casual (300 pts)

Mensaje por Arcoonte el Sáb Jul 04 2015, 17:19

El Orgullo de Dodonna y la Tantive IV aceleraron, dejando atrás los despojos espaciales y dirigiéndose al punto de reunión con el resto de la flota Rebelde donde la Excelencia, con la mismísima Mon Mothma y la Redención, con la princesa Leia Organa, se unirían a ellas para dirigirse hacia Sullust. La situación era peligrosa para los aliados rebeldes y la flota impediría que el Imperio pudiese causar más bajas en el sector, ayudando a los transportes de evacuación antes de que llegasen más naves imperiales.

Cuando el destructor estelar clase Gladiador apareció en los radares de las dos corbetas estas solo pudieron acelerar los hiperimpulsores y alejarse. El Imperio las había detectado, quizá solo una nave de aduanas pensando en piratas. Si llegaban hasta la Excelencia podrían acabar con ella con facilidad...


En el borde opuesto, protegiendo la base secreta de reparaciones rebelde, ya podían detectar el grueso de la flota rebelde, cuando, del hiperespacio, surgieron dos destructores estelares clase victoria para cerrarlos el paso.

- ¡Maniobras evasivas!

- ¡Manden coordenadas de intercepción a la flota!

Las dos corbetas corelianas se encontraba justo en frente de los dos tremendos destructores, con el Gladiador flanqueándolas por la retaguardia. Sus opciones eran ínfimas pero al menos tratarían de hacer el mayor daño posible antes de ser capturadas.
Cuando los turboláseres imperiales comenzaron a abrir fuego sobre las dos corbetas quedó claro a la tripulación que la supervivencia era imposible...





La explosión de la Tantive IV al chocar literalmente contra la barrera de láseres y metal de uno de los destructores imperiales fue seguida de las órdenes de evacuación del "Orgullo de Dodonna". Esta se estrelló contra la proa del destructor, haciéndose añicos literalmente con una gran bola de fuego.













La Excelencia y la Redención llegaban, tarde, para contemplar como las andanadas imperiales destruían dos de sus mejores naves. Sin embargo, los Rebeldes, muy al contrario que rendirse o huir, abrieron fuego con todo lo que tenían, maniobrando con pericia para causar el mayor daño sobre las tropas imperiales y los grandes buques de guerra imperial. Las salvas de turboláseres causaron grandes destrozos en ambos, debilitando en gran medida los escudos y causando daños internos en la nave comandante imperial. Quizá así se igualarían un poco las cuentas aunque ninguna de las naves del Imperio habían sido destruidas...













Mucho más maniobrables y ágiles que las naves imperiales la Fragata de Asalto "Excelencia" y la "Redención" flanquearon los destructores mientras estos apenas lograban mantenerse fuera del alcance de colisión uno del otro. El único que permanecía incólume a la batalla, el Gladiador, parecía dispuesto a darles caza, acelerando hasta quedar prácticamente a su zaga mientras una y otra vez las grandes naves abrían fuego sin piedad contra sus enemigos...






Con grandes daños en el Destructor Comandante los dos colosos armamentísticos del Imperio no podían seguir la velocidad y maniobra de las naves rebeldes, internándose sin remedio entre los asteroides que rodeaban la base de operaciones rebelde, sin duda en un intento desesperado de desembarcar sus tropas, hacerse con el control y, quien sabe, realizar las valiosas reparaciones que podrían salvarles. A un alto coste, por supuesto. Los asteroides parecían ser la puntilla a unas naves pesadas que parecían a punto de estallar.

Mientras tanto el destructor modelo Gladiador continuaba la persecución de los prófugos Rebeldes. Con gran cantidad de daños debido a varios impactos afortunados y una colisión trasera con la Excelencia, el Gladiador apenas podría ser una amenaza real para las dos grandes naves Rebeldes. Cuando estas saltaron al hiperespacio quedó patente que los Rebeldes habían evacuado y destruido todo lo útil en la estación de reparaciones, dejando a la flota imperial seriamente dañada y varada en aquel recóndito sector de la galaxia.













Los Rebeldes llegarían a Sullust para salvar a sus aliados, aún habiendo tenido que sacrificar sus dos preciadas corbetas corelianas, asestando así un duro golpe a las fuerzas imperiales en la zona... una afrenta que no quedaría impune...





---


LISTAS FLOTAS







Victoria REBELDE por un marge de apenas 60 puntos de diferencia gracias a que los Rebeldes consiguieron que TODAS las naves Imperiales terminasen dañadas de una u otra forma mientras que los Rebeldes tan solo vieron a las dos corbetas consumirse por los disparos de sus oponentes.


Una partida MUY divertida en la que los Rebeldes cometieron el error del movimiento de las corbetas que, aún así, sirvieron de cebo y al sacrificarse lograron que las demás naves Rebeldes pudieran obtener la victoria... Wink

Un saludo y hasta la próxima!
avatar
Arcoonte

Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 09/04/2015
Localización : Alcorcon

Ver perfil de usuario http://arcoonte.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.